III Jornades EcoUniversitat:

Decreiximent i propostes de transcició

Un resumen de las ponencias a las que pude asistir, también descargable.Ver programa completo.

Día 28 de junio: PERIODISME I ACTIVISME ECOLOGISTA

La jornada se inició con la presentación, por parte de Eduard Vinyamata (director del Campus per la Pau) de la revista Ecouniversitat, editada por la propia UOC.

El moderador, Santiago Vilanova (Una Sola Terra), hizo una retrospectiva del periodismo ecologista catalán. Recordó que en 1997 se creó el Col·lectiu de Periodistes Ecologistes y las primeras revistas autogestionadas, tiempo depués se crearon las primeras secciones de medio ambiente en los diarios de gran tirada, a raíz de la creciente preocupación por el modelo de crecimiento desarrollista del momento: industria papelera, contaminación del Besòs y el Llobregat, energía nuclear y minas de uranio… Gracias a aquella consciencia, en 30 años ha mejorado la política ambiental, ahora hay un Departament de Medi Ambient, fiscalía de Medi Ambient, está contemplado el delito ecológico en el código penal y se puede estudiar una licenciatura. Sin embargo, lamentaba, el pensamiento ecologista está en la actualidad marginado en los medios, y carece de presentación política.

Xavier Borràs (Ecodiari) presentó esta publicación online que cuenta con unos 10.000 lectores al mes. Curiosamente la Generalitat financia una revista, con sólo 300 lectores, que pagamos todos. De esta manera hace competencia desleal con las editoriales que intentan salir adelante (la mayor editorial del país es la Generalitat).

Jordi Bigues también se lamentó de la escasa repercusión de la problemática ambiental en los medios, y de que a los periodistas, cuando comienzan a saber de estos temas, los despiden. Y que en general en los medios se plantea la ecología como un fundamentalismo y una confrontación biosfera-tecnosfera. Sin embargo en su opinión el ecologismo es el humanismo de nuestro tiempo y es la única ideología transversal, que ofrece soluciones a todas las problemáticas económicas, políticas y propiamente medioambientales. Advirtió de los grandes conflictos medioambientales, pues cuando se dan en un país con déficit democrático normalmente hay detrás un país “democrático” detrás y una subvención.

Jordí Badía (Ecohabitar) presentó esta publicación de Bioconstrucción y Permacultura. También ahondó en las reflexiones anteriores y en el hecho de que no vivimos en una democracia real no solo debido que no es realmente representativa si no a la gran censura que hay en el periodismo.

Día 29 de junio: POLÍTICA I ECONOMIES ECOLÒGIQUES

Pep Puig (Alternativa Verda), reconvertido a ecologista después de ser ingeniero nuclear, recuerda la gran oposición popular a las minas de combustible nuclear que la Chevron tenía concedidas por todo Catalunya, y cómo se ganó esa batalla. Relató cómo la energía nuclear nació en Dinamarca, como resultado de un gran movimiento anti-nuclear, y como los campesinos empezaron a hacer molinos de viento (ya que no había posibilidad de hacerlos de agua). Es decir, una reivindicación popular termina en un desarrollo tecnológico que de hecho cuenta hoy en día con el 50% del mercado (Vestas fue fundada por unos campesinos). Y lo mismo con la energía solar en Austria. Así, vecinos como los del barrio del Carmel en Barcelona (que han adquirido una placa fotovoltaica común) o de municipios catalanes (cooperativas para instalar un aereogenerador) se ponen de acuerdo para cambiar a energías limpias pese a las trabas burocráticas. En el primer número de la citada Ecouniversitat ha publicado un artículo sobre todos estos temas.

Despúes, Miquel Herrero (Fundación más Árboles) presentó el proyecto de plantar 100 millones de árboles en la península, y Annelies Brökman (Xarxa per una Nova Cultura del Aigua) habló de la problemática del agua por una visión trasnochada de los recursos hídricos y del proyecto de esta ONG de cambiar dicha mentalidad promoviendo una visión holística del agua.

José Luis Escorihuela (Gaia Education y Ecoaldeas) dio unos conceptos básicos de sostenibilidad a nivel de comunidades, y de cómo está marcada por la ecología.

Federico Demaria (UAB, Decreiximent) habló de la crisis multidimensional, pues atañe a los tres niveles de la economía: el virtual (finanzas), la real (productiva) y la ecológica. Y de cómo el capitalismo ha hecho la tarta más grande pero más desigual. No hay una alternativa dentro de los sistemas políticos tradicionales: por eso el decrecimiento implica un cambio de paradigma, más que una solución, que pasaría por una reducción voluntaria del sistema económico.

María García de la Xarxa de de Ciutats i Polbles cap a la Sostenibilitat (Diputació de Barcelona) presentó este proyecto al que se han unido el 80% de los municipios, en la lucha contra el cambio climático.

Tom Dalmau (Movimiento de Transición y trovador) compartió su experiencia lanzando un movimiento de Transición en Vilanova i la Geltrú.

Día 30 de junio: ALIMENTACIÓ I SALUT ECOLÒGIQUES

José Ramón Olarieta (Som lo que sembrem) nos habló de esta plataforma ciudadana que al contrario de la imagen que se suele dar de movimiento snob y urbanita, nació entre agricultores de Lleida. Critican la mercantilización de la ciencia y que las semillas hayan dejado de ser un bien común.

Esther Vives (Xarxa de Consum Solidari) recordó que el 50% de las emisiones de CO2 tienen que ver con la producción y distribución de alimentos. Que desde los años 60′ la población sólo se ha duplicado y la producción se ha triplicado, mientras 1 de cada 6 personas pasa hambre. Habló de la problemática de la pérdida de tejido rural: ¿quién produce los alimentos entonces? en respuesta surge el concepto de Soberanía Alimentaria, y en la práctica las cooperativas de consumo, que defienden una relación directa productor-consumidor, y una vida digna de la gente del campo.