¿Seríamos capaces de estar un mes sin comprar nada nuevo (excluyendo comida y productos de higiene)? ¿Podríamos dar vacaciones a nuestra cartera pero pensar en otras opciones para cubrir nuestras necesidades y caprichos? ¿Nos atreveríamos a descubrir todo ese mundo alternativo clandestino de intercambios, segunda mano, cooperación, gratuidad que representa casi una economía paralela? ¿Reflexionaríamos 30 días sobre lo superfluo y lo necesario?

La campaña “No comprar nada nuevo” viene de Australia y consiste en dedicar el mes de octubre a valorar lo que realmente necesitamos, pensar de dónde vienen y a dónde van las cosas que compramos y cuáles son nuestras alternativas.

Se trata de un consumo con conciencia: no gastar en cosas que no necesitamos y aumentar nuestros ahorros para las cosas realmente necesarias: tendremos MÁS TIEMPO EN LAS MANOS y el dinero en sus bolsillos.

Cada vez que tengamos la tentación de “gastar el dinero tan duramente ganado” hay que contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿Realmente necesito esto?
  • ¿Cuál es su ciclo de vida?
  • ¿Cuáles son las alternativas?
  • ¿De dónde viene? ¿Cómo llegó hasta aquí?
  • ¿Cuál es su impacto ambiental y social?
  • ¿Quién se beneficia de la compra? ¿Qué va a hacer por mí?
  • ¿Qué ofrece? ¿Quién lo hizo?

En la web sugieren cómo conseguir las cosas que necesitamos y recogen testimonios de quienes superaron este reto en ediciones anteriores. Iniciativas similares pero cortas como el Día Sin Compras (Buy Nothing Day) se celebran en más de 60 países a finales de novimebre como denuncia del consumismo actual y lo poco que reporta a la felicidad de las personas, o las Huelgas de consumo para atacar a la sociedad de consumo donde más le duele, pero esta propuesta australiana implica mucho más porque es casi una transición a un estilo de vida más consciente y, probablemente, más austero y pleno. La filosofía no es nueva y recuerda a THE COMPACT, la red anticonsumo más importante en EEUU y que predican la abstinencia consumista. Se definen así:

“Somos personas para quienes reciclar no es suficiente. Intentamos salir de la cárcel del consumismo de primera mano porque la cultura del consumo está destruyendo el mundo. La única manera de salir de la crisis ecológica y socioeconómica en la que nos encontramos es dejando de comprar”

Por tanto, sea un solo día, un mes, un año o siempre nuestro consumo es la base del Sistema (como dijo alguien, “tu compra es tu voto”…) y en nuestras manos está intentar que sea responsable, consciente y generador de bienestar social.

 

Artículos y material sobre economía y vida alternativa:

Evento descubierto en: Sostenibilidad y minimalismo

En nuestro blog:

En el Blog Alternativo:

Otros:

Artículos sobre VIVIR CON MENOS y simplificar la vidatruequedecrecimientoBanca Ética, neorrurales y consumo responsable.