Recientemente CiU autorizó la caza de más de 60.000 aves (La ley sobre la captura de fringílidos es ilegal). Pues que vayan tomando nota sobre las consecuencias penales.

Imputada una exdiputada de ICV por autorizar la caza de aves protegidas

Como ya publicamos en su día (ver La fiscalia investiga a Medi Ambient per la caça d’ocells) la Fiscalía de Medio Ambiente estaba investigado a la ex-directora de Medi Natural, Núria Buenaventura por los permisos a cazadores de aves fringílidas (si es que esta caza es específica en absoluto, ver más adelante), de las que se obtenían unos nada desdeñables ingresos por las licencias y un rédito político (el favor del lobby de los cazadores).

Ahora parece que tras un periplo por los tribunales (en algún momento, por su cargo, fue aforada, lo que demoró el proceso), por fin se la sentado en el banquillo. Según el País, la resolución por la que ha sido imputada Núria Buenaventura acordaba una “prueba experimental sobre la selectividad de la caza con liga para la captura de pájaros fringílidos durante el año 2009 en Cataluña mediante el procedimiento de autorizaciones excepcionales”, lo que a juicio de la fiscalía es contrario a la normativa europea, estatal y autonómica. Apoyándose en esta resolución, la Dirección General de Medio Natural de la Generalitat concedió 3.374 licencias para la captura de aves con liga, aunque esa modalidad de caza está prohibida por la normativa.

¿Caza experimental? ¡A otro perro con ese hueso!

Independientemente de la vulneración la legalidad (que es ineludible, aunque obviamente no siempre sigue a la moral o encuentra vericuetos adminstrativos para no hacerlo),

– alegan que estas licencias eran experimentales, ah, si,  ¿como las de ballenas en Japón?

– como decía un compañero del Auscat, si eran experimentales, ¿para qué 3.374 licencias? ¿se trataba del mayor experimento de la historia?

– que sepamos, aquí las capturas de aves tienen que ser permitidas por los organismos oficiales, a saber: el Institut Català d’Ornitologia (ICO) o la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), ninguna de las cuales ha avalado (de hecho SEO denuncia las sin descanso) estas prácticas; y a ver, no confundamos, no hablamos de organizaciones animalistas, si no de instituciones científicas.

Vamos a ver, ¿quién puede capturar un ave silvestre?

Los anilladores científicos, que han de capturar aves sin su perjuicio para su estudio, con un método prácticamente inocuo, la red japonesa (que tampoco es específica, e incido en esto porque hablan de capturas de fringílidos equivocadamente, un 30% de las aves que caen son protegidas y sólo por eso es ilegal), se preparan durante años para obtener el carné de anillador, que ha de estar avalado por dos miembros del ICO, an Catalunya.

Tienen que haber capturadoo 500 aves de 50 especies bajo supervisión de un anillador experto, siguiendo una ética estricta (la integridad del animal es lo primero) y pasar un complicado examen para poder ejercer como tales. También se dan permisos a ONGs o univeritarios que estudian un ave en concreto (pero usan captura selectiva). ¿Y resulta que a unos ignaros y patanes se les da un permiso sin ninguna clase de criterio de selección, preparación ni examen, sin saber distinguir un escribano palustre de un gorrión?

Además hay que escuchar en foros de Ocellaires (no entiendo como no están vetados sus blogs, como bloguera los he denunciado por vulnerar la ley, pero ahí siguen) que ellos son amantes de los animales, que no los quieren matar (que entonces ¡no podrían enjaularlos!). Un auténtico insulto a la inteligencia, que recuerda lo cavernícolas que somos en nuestro trato hacia la naturaleza y los otros inquilinos del planeta (y no entraré en detalles por no herir sensibilidades carnívoras).

O se escudan en la tradición, no pondré aquí ejemplos de tradiciones execrables y descerebradas de sobra conocidas. Pero si me gustaría recordar, que existe otra alternativa que es la cria en cautividad, que si que es legal (y moral?) por lo que a esta gente poca justificación le queda ya.

Cuando el verde es… un color

Parece un pequeño detalle, insignificantes tres letras, pero resulta que esta señora es de ICV, si de Els Verds. No entraremos en valoraciones políticas ni en generalizaciones odiosas. Pero no lo dejemos pasar por alto tampoco. Los ecologistas (de color carne) no podemos bajar la guardia ni dar nada por sentado.

Dejamos aquí constancia de estas declaraciones de Herrera de que “bueno si, pero luego lo prohibió”,  por si a alguien le traquilizan la conciencia… a mi se me continua revolviendo hasta la nausea cada vez que escucho a un ave cantar en la calle. Sobretodo porque voy mucho al campo y allí… cada vez se oyen menos.

Herrera (ICV) recuerda que fue Buenaventura quien prohibió la caza de pájaros con pegamento.