El equipo del proyecto Limes Platalea, que investiga en la costa atlántica gaditana los movimientos migratorios de la espátula (Platalea leucorodia), considera ya cumplidos algunos de los objetivos del proyecto, transcurrido el primer mes de censos.

El investigador Francisco Hortas ha revelado algunos de los descubrimientos de la investigación, indicando que “el viento de levante (aun con fuerza 4 y 5 en la escala Beaufort) no es impedimento para los grandes bandos a la hora de cruzar a África. Las aves viajan en grupos que en numerosos casos observados han llegado a superar el centenar de ejemplares. Igualmente se ha constatado la presencia de aves de otras especies que les acompañan en el vuelo”.

La información obtenida en el proyecto apunta a los vientos del S, y especialmente, del SE como los “vientos de pico” que constituyen un freno a la migración de la especie de modo que en los días en que han dominado, se ha observado la sedimentación de centenares de ejemplares en los esteros de las salinas de Cádiz y sus fangos intermareales.

Hortas ha señalado, además, que “las migraciones también han puesto en evidencia la escasez de pollos (casi inexistentes por la sequía) en la población española que es la que ha cruzado antes. De hecho, el paso por el estrecho ha sufrido un decremento atribuible a que la fracción española o ibérica ( ya de por sí mermada, pues no todas las aves volvieron de sus cuarteles de invierno en África) ya ha pasado en su mayoría y la que permanece durante el periodo invernal ya se encuentra en sus zonas habituales, principalmente del suroeste peninsular y, particularmente en Chiclana de la Frontera, donde se constatan algunos núcleos permanentes”.

Javier Ruiz, coordinador del proyecto, ha aludido a que “se daba por supuesto que las aves llegaban a Mauritania y Senegal por el Estrecho de Gibraltar, pero estos estudios han constatado que no era así, sino que lo hacen desde un pasillo que va desde La Barrosa a Cabo Trafalgar pasando por Cabo Roche. De la misma manera, ha comentado que “migraciones de importancia internacional como la que la espátula realiza desde las costas chiclaneras y jandeñas en general, pueden y deben ser motivo de un despertar del turismo ornitológico en la zona”.

Otros descubrimientos realizados por estos investigadores han tenido como transfondo la técnica de vuelo empleada; las aves que conformaban un bando lineal-longitudinal a escaso metros de la superficie del mar, progresaban hacia Cabo Espartel, en solo la tercera parte del tiempo que requerían los bandos de aspecto “grupal amorfo” y que volaban a mayor altura.

El contingente europeo, holandés en mayor medida, ha entrado con evidente retraso a partir de la segunda semana de septiembre y de forma masiva a partir de la tercera. En alguno de los grandes bandos -de hasta 140 especímenes- se evidenciaban muchos jóvenes y algunas anillas de color naranja.

En el proyecto Limes Platalea colaboran los Ayuntamientos de Chiclana y Conil por medio de sus concejalías de Turismo y Medio Ambiente; empresas públicas como Chiclana Natural; el hotel Marismas de Sancti-Petri; los parques naturales Bahía de Cádiz y La Breña y Marismas de Barbate; la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía; la Sociedad Gaditana de Historia Natural (SGHN); el Zoobotánico de Jerez, la Asociación Ornitológica Ardea, el proyecto Migres y el Colectivo Ornitológico Cigüeña Negra.

Fuente: ichiclana.es

Vía Se confirma la ruta alternativa de migración de la espátula.

Anuncios