Los bosques son una destacada fuente de recursos naturales y refugio de biodiversidad. Actúan como regulador indispensable del ciclo del agua y son esenciales en la lucha contra el cambio climático. Aun así, el ser humano nunca ha sabido brindarles el respeto que se merecen: en vez de protegerlos, su actividad (especialmente la especulación urbanística) ha provocado una drástica reducción de la superficie forestal, hasta el punto de que los bosques españoles ocupan en la actualidad apenas el 29% de lo que podrían ocupar. En Catalunya, los datos son algo más optimistas pero igualmente preocupantes: contamos con unas 1.300.000 hectáreas de bosques, el 45% de la superficie que podrían ocupar.

WWF lleva décadas desarrollando proyectos de restauración de hábitats forestales identificados como prioritarios e intentando concienciar a la población sobre la importancia de mantener la calidad de los bosques. Entre las acciones que organiza figura, desde hace tres años, la Plantación en Red: en una fecha concreta, voluntarios de todo el territorio español plantan árboles simultáneamente para reivindicar unos bosques sanos. Con ello, WWF pretende contribuir a aumentar la superficie boscosa, mejorar la calidad de los bosques y hacer divulgación entre la ciudadanía.

La Plantación en Red de este año tuvo lugar el pasado domingo, 24 de noviembre. En ella participaron más de 300 personas, que plantaron unos 2.000 árboles y arbustos de especies autóctonas en diferentes puntos de ocho provincias españolas.

Por supuesto, los voluntarios del grupo de Barcelona nos sumamos a la acción: aprovechamos la ocasión para ampliar nuestro proyecto de reforestación en Collserola. Dos de los compañeros que participaron en la actividad, Toni Vega y Dario Ruisi, nos explican cómo fue la actividad:

La mañana del domingo se presentaba fresquita en Collserola. Tras esperar a todos los asistentes a la Plantación en Red de WWF, y una vez todo coordinado con el Consorci del Parc de Collserola, nos dirigimos por la carretera de les Aigües al sitio exacto donde se desarrollaría la plantación. Entre voluntarios de WWF y dispuestos simpatizantes éramos unas 25 personas, así que se puede decir que la respuesta a la convocatoria fue satisfactoria, ¡a pesar del frío y del madrugón!

La jornada empezó con la recogida de agua para el riego en una fuente cercana y las instrucciones para plantar adecuadamente los nuevos árboles. Una vez llegamos a la parcela, se distribuyeron entre los voluntarios todos los materiales necesarios y los 41 plantones de especies autóctonas: ejemplares de encinas (Quercus ilex), robles (Quercus robur), madroños (Arbutus unedo) y alaternos (Pistacia alaternus). Todo estaba preparado para llevar a cabo una experiencia única e ilusionante para todos los que asistimos a la actividad: ayudar a conservar y aumentar la biodiversidad de Collserola.

Los árboles fueron colocados por los voluntarios en las zonas más planas de la vertiente. A continuación, se procuró defender los plantones de los animales salvajes con rocas. Además de proteger, las rocas servirán para asegurar un nivel más alto de humedad en el suelo, que tiende a ser seco.

Una vez terminó la plantación, se procedió a determinar la posición de cada “arbolito” mediante coordenadas GPS, para después poder plasmar en un mapa la localización exacta de cada uno de ellos.

La mañana transcurrió plácidamente. El tiempo colaboró con nosotros en esta ocasión tan especial para el futuro de esta montaña tan singular, Collserola, que tenemos tan cerca y que a la vez parece tan lejana para algunas personas de la ciudad. Fue un día exitoso y enriquecedor para todos, ¡y sobre todo para el medio ambiente!

Queremos dar las gracias a todas las personas que nos acompañaron, tanto en nuestra reforestación de Collserola como en los otros puntos del territorio español, e hicieron posible esta Plantación en Red.